La historia se repite

En Colombia, durante su historia reciente han existido diferentes fuerzas rebeldes o grupos insurgentes que han optado por el camino de las armas como mecanismo de defensa contra un Estado que la “única garantía” que ofrece para ser de izquierda es el apacible sonido de sus fusiles descargado sobre la humanidad de nuestros más ilustres líderes populares.

Todas aquellas organizaciones rebeldes que han optado por el camino de la legalidad burguesa, por la entrega de las armas han terminado de igual forma, exterminados. Estos grupos fueron el M-19, el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), el Ejército Popular de Liberación (EPL), el Movimiento Quintín Lame (MAQL), el Comando Ernesto Rojas (CER), la Corriente de Renovación Socialista (CRS), las Milicias Populares de Medellín (MPM), y el Frente Francisco Garnica y el MIR – COAR. La mayoría de sus miembros que decidieron creer en las promesas de los distintos gobiernos de turno, terminaron muertos, en especial aquellos que trataron de mantener sus ideales políticos y mediante partidos políticos intentaron llegar al poder por la vía electoral. Pero uno a uno, fueron asesinados.

Algunos lograron sobrevivir traicionando sus ideales y vendiendo un discurso en contra de la lucha armada revolucionaria; Gustavo Petro, León Valencia, Antonio Navarro Wolff, entre otros. Otros terminaron montando iglesias cristianas como Carlos Antonio Lucio guerrillero del M-19, actual esposo de la ex fiscal Viviane Morales, quien junto ella, seguidora incondicional del ordoñezuribismo, impulsaron en el congreso de la republica un referéndum contra la adopción gay.

Pero quizás uno de los capítulos más terribles e infames para la oposición política en el país, fue el caso de la Unión Patriótica (UP). Este partido nace a la luz pública en 1984 como resultado de los acuerdos de paz entre el gobierno de Belisario Betancur y la guerrilla de las Farc. Fue la fórmula para consolidar un proceso de paz y a la vez para que el movimiento guerrillero optara por una salida política al conflicto armado. Sin embargo, el experimento terminó con el exterminio físico y político del movimiento, la mayoría de sus miembros asesinados, y los pocos que lograron sobrevivir tuvieron que exiliarse en el exterior.

La Unión Patriótica como partido político logró elegir 16 alcaldes y 256 concejales, y 16 representantes al Congreso de Colombia. Sin embargo, en dos décadas de ejercicio político más de 3 mil de sus militantes fueron asesinados, entre ellos dos candidatos presidenciales y 13 parlamentarios. Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo Ossa, entre otros fueron vilmente asesinados.

En el año de 1989, el Teniente Coronel del ejército, Luis Arcenio Bohórquez fue llamado a calificar servicios e hizo pública una carta que le enviaba al ministerio de defensa, en el cual revelaba la existencia en el seno de las Fuerzas Militares de grupos paramilitares apoyados y/o creados por el Ejército, como el MAS (Muerte a Secuestradores), el MRN (Muerte a Revolucionarios del Nordeste, donde militó Fidel Castaño a principios de los 80) y la Triple A (Alianza Americana Anticomunista, coordina por el general Harold Bedoya). Las operaciones encubiertas fueron coordinadas por los departamentos de inteligencia militares (D-2) y (E-2), y por la XX Brigada del ejército colombiano.

Una clase política corrupta, un sector de extrema derecha de la sociedad encabezada por políticos, empresarios, ganaderos, militares, narcotraficantes y paramilitares, un discurso de odio e intolerancia difundido por los medios de comunicación contra el contradictor político, presidentes que no horran su palabra, acuerdos de paz que se firman y se cambian al amaño y a los intereses de los gobiernos de turno, asesinatos, exilio, son las condiciones que tienen que afrontar aquellos que quisieron optar una vez más por el camino de la legalidad.

Hoy las Farc-EP, están terminado su proceso de paz, entregando y renunciando sus armas, jugándose una vez más su suerte por la vía política y electoral. Pero no ha terminado aún de concluir el proceso y ya el partido de extrema derecha el Centro Democrático y su líder Álvaro Uribe Vélez han afirmado que de ganar las próximas elecciones presidenciales cambaría los acuerdos ellos con este grupo insurgente.

Como si fuera poco más de un centenar de líderes sociales y defensores de derechos humanos fueron asesinados durante el año 2016, revela un informe del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz). Según dicho informe se presentaron 117 homicidios contra activistas y luchadores por los derechos humanos, más de 350 amenazas, 46 atentados y 5 casos de desaparición forzada. Y este año 2017 ya son 17 líderes sociales los que fueron asesinados en los últimos dos meses del año, desde que se aprobó el acuerdo de paz con las FARC.

Ante este abrumador panorama, es el balance que se puede hacer es claro, el gobierno colombiano, sus dirigentes, solo ofrece a los grupos insurgentes muerte o traición a sus ideales. Como dijo alguna vez el heroico guerrillero Ernesto Che Guevara; ““Es mejor morir de pie que vivir de rodillas.”

4 Replies to “La historia se repite”

    • muralla2017 Post author

      Gracias por tu opinión, es gratificante saber que hay personas que comparten nuestra visión de ver los problemas y la situación de nuestro país.

      Reply
  1. Ramon

    Fuerza. Hermanos, cierto la contruccion de la paz entendida como la construccion de un pais ejerciendo el derecho soberano de elegir su destino, es la constrccion de un poder popular en todos los aspectos. Que le de al pueblo capacidad de imponer su volntad de ser digno, libre, de protejer su territorio ,de auto programar su soberania alimentaria y a no ser sojuzgado por ningun imperio,

    Reply
    • muralla2017 Post author

      Gracias por tu opinión, es gratificante saber que hay personas que comparten nuestra visión de ver los problemas y la situación de nuestro país.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *