ANÁLISIS DE COYUNTURA

Internacional

Persiste la tendencia bipolar, Rusia disputándole hegemonía a los EEUU. Se mantiene la crisis europea, ahora golpeada por atentados. Corea del Norte amenazada pero no es detonador ni catalizador de contiendas mundiales ni regionales.

Rusia se viene posicionando en varias partes con fuerza y presencia militar. En Nicaragua y Venezuela se extiende su presencia. Podría ayudar en la correlación de fuerzas y favorecer a la resistencia latinoamericana. Por lo menos se muestra un panorama diferente a más de dos décadas del mundo unipolar.

La dinámica de los norteamericanos continúa: zanahoria y garrote. Diplomacia e inversión a la par de invasión, intimidación y represión. Avanza permanentemente, en todas las partes, el desarrollo armamentista, tecnología de guerra y el gasto militar. Se concluye que la guerra sigue estando al orden del día como la forma principal de resolver sus conflictos.

 Latinoamérica

“Los vientos” dejaron de soplar. Tocará esperar el futuro de Ecuador, qué tanto continúa el proceso con el cambio de dirigente. Preocupa la línea ascendente de apertura de Cuba.

Siempre habíamos considerado que esos “vientos” no eran la panacea y no traía los grandes cambios. Llama la atención los golpes blandos y la aplicación de la guerra de IV generación para derrocar los gobiernos progresistas. Pasado este ciclo, en parte fruto por del cansancio de las dictaduras militares y del abandono estatal, quedó claro que los gringos no están dispuestos a ceder nada, ni siquiera lo que se iría en populismo y paternalismo y están reposicionando la derecha y neoliberalismo al 100%.

Si bien en algún momento los individuos pueden jugar y, con su dinámica, hacen las veces de locomotora para jalonar procesos, cuando desde el extranjero se traza el plan, se hace lo que sea para sacar al individuo del escenario, sea sepultando su legitimidad, montajes o asesinatos.

Venezuela: Maduro ha tenido que radicalizarse, entendiendo la bancarrota de la tercera vía que buscaba transformaciones desde el sistema mismo. Ahora trata de aplicar la hegemonía del partido sobre la sociedad. Se está cocinando el golpe blando. Peligrosa la compaña enemiga que ahora reivindica a Chávez y ataca a Maduro.

Nacional

La supuesta era del post-conflicto. En la práctica, va coincidiendo con la valoración que teníamos desde el comienzo de entrega y desmovilización. Sumado a que el gobierno ha sido incapaz de blindar los acuerdos, así, los compañeros de Farc están en el limbo.

En vísperas de elecciones, cada cual quiere sacar partido. Unos para deslegitimar a Santos, otros para posicionarse y otros para buscarse más mermelada. Los tiempos del santismo se agotaron, y comienza ley de garantías y los meses que quedan se los gastará en garantizar su continuador, más que en gobernar.

Repunte de movilizaciones e inconformismo popular y multisectorial. Se evidencia esa faceta que Santos ha tratado de tapar con la cortina de humo de la paz y eslogan de prosperidad social; en la práctica, ninguno de los dos se cumple. Se concreta el abandono estatal y la paz neoliberal (que es cese de resistencia armada popular y garantías para el despojo). Aunque válidas las reivindicaciones de los sectores que reclaman, no puede desconocerse que en época preelectoral cada hecho tiene un toque politiquero.

Vuelve a ponerse en primera plana el matrimonio abierto y descarado de las FFAA y paramilitares. De igual forma el recrudecimiento de los asesinatos a líderes sociales. Ambas modalidades, características de la degradada guerra sucia entre los 80’s y 90’s.

Regional

La paz neoliberal prepara condiciones para arremeter más con la locomotora minero energética. Tierras concesionadas para minería, multinacionales con sus garras puestas en el Occidente.

Ese plan se soporta en varios pilares: el diseño militar con las fuerzas de tarea conjunta, subir la Poseidón hacia el norte de la Costa Pacífica, repotenciar los paramilitares como política de Estado y acciones conjuntas entre las FFAA legales e ilegales.

Instituyen el marco jurídico categorizando la minería informal como ilegal, la extracción de madera ilegal, la pesca ilegal… para que solo las multinacionales puedan extraer los recursos naturales. Y toda la campaña ideológica alrededor de esto para que la gente asuma esa “ilegalidad”.

Abandono de Farc de las zonas y reposicionamiento de los paramilitares.

Nivel de confrontación alto y copamiento del territorio por parte del ELN. Eso ha empantanado el plan enemigo.

Crisis económica en todas las regiones, y la salida de Farc que era el principal agente que movía plata, se siente. La minería en declive.

El movimiento social gana protagonismo y hace sentar al gobierno y ceder. Tocará hacer seguimiento a ver si cumplen o se queda en el papel.

Junio de 2017. Desde las montañas, ríos y costas del occidente colombiano.
DFGOc-OG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *